Preparación en el laboratorio

            Los métodos para obtener un compuesto son de tipos: fuente industrial y preparación de laboratorio.

Es de esperarse que una fuente industrial proporcione grandes volúmenes del producto deseado y al menor costo posible. En un laboratorio, se necesita preparar una pequeña cantidad.

Para muchos fines industriales puede ser igualmente apropiada una mezcla que una sustancia pura; aun cuando se requiera un compuesto único, puede resultar factible económicamente separarlo de una mezcla, si los demás componentes son comerciales.

En el laboratorio, el químico necesita una sola sustancia pura: la  separación de un compuesto de una mezcla de materiales similares consume mucho tiempo, y a menudo no proporciona un compuesto de la pureza requerida. La materia prima  para una preparación particular, bien puede ser el producto obtenido laboriosamente de una síntesis previa o incluso de una serie de preparaciones, por lo que conviene convertirlo lo más  completamente posible  en el compuesto deseado. concentraremos más nuestra atención en las preparaciones versátiles de laboratorio que en los limitados método industriales.             

Preparación de alcanos

 Los alcanos menores, desde el metano hasta el n-pentano, pueden obtenerse en forma pura por destilación fraccionada del petróleo y del gas  natural, de los pentanos en adelante, el número de isómeros  se hace tan grande  y las diferencias en sus puntos de ebullición tan pequeñas,  que resulta imposible aislar compuestos individuales puros; estos alcanos deben ser sintetizados por alguno de los métodos existentes.

En estas reacciones se emplea el símbolo R para representar cualquier grupo alquilo y para resumir reacciones  que son típicas de una familia entera. Un ejemplo la reacción que involucra RCI sólo tiene significado en función de una reacción que podamos realizar en el laboratorio empleando un compuesto real,  como el cloruro de metilo o de t-butilo. Una reacción puede variar ampliamente en velocidad o rendimiento,  lo que depende del grupo alquilo específico implicado. Probablemente, debamos emplear condiciones experimentales muy diferentes para el cloruro de metilo que para el de t-butilo; en un caso extremo, un proceso que funciona bien para el cloruro de metilo, puede ser tan lento o dar tantos subproductos que resulta completamente inútil para el cloruro de t-butilo.

De los métodos existentes, la hidrogenación de alquenos es, el más importante. Los alquenos se convierten suave y cuantitativamente  en alcanos con el mismo esqueleto carbonado.